You are here:

Portal para el recóndito mundo de Leonora Carrington

San Miguel Allende, Gto.-El mundo que pinto no sé si lo invento, yo creo que más bien es ese mundo el que me inventó a mí. En estos términos explica su labor creativa la polifacética artista Leonora Carrington, "La Novia del Viento" (como se la llamó en París) y quien a ocho años de su partida (hoy tendría 102) nos sorprende nuevamente con aspectos, en su mayoría inéditos, de su vasta obra.

San Miguel de Allende se ha constituido desde hace unos días, y hasta el 29 de julio, en portal por excelencia para el "Recóndito Mundo de Leonora Carrington". Un ámbito en el que, acordes con la magia que envuelve a esta ciudad, se desplazan con total libertad los seres que pueblan la mitología particular de la artista; entre ellos, el singular perro cuyas orejas y penacho le ayudan quizá para volar hacia parajes ignotos, la mujer que al soltar a la paloma para que, efectivamente, emprenda el tan anhelado vuelo, pero que parece querer llevarse a su ama; las garzas navegantes de porte altivo, y las gigantescas manos que a la entrada ofrecen un pez al visitante

Poco más de un centenar de obras de todo tipo: esculturas; bocetos de pinturas de caballete y murales (como el de "El Mundo Mágico de los Mayas"); joyería que hizo para varias firmas; principalmente TANE; entre ellas: "The Ship of Cranes" ("La Nave de las Garzas"), en que el oro de 24  kilates; la plata .999 y las piedras preciosas armonizan para lograr una irrepetible obra de arte de la orfebrería, así como tres enormes máscaras (éstas, de bronce, aunque ocupó también en otras, materiales disímbolos como madera, yeso, papel y tela, entre otros), además de objetos personales de su estudio, forman el acervo que uno de sus hijos, Pablo, integró para la exposición.

Muestra cuya relatoría nos lleva de la mano por el carácter independiente y siempre innovador de la artista inglesa; su lucha contra los propios surrealistas hombres que no justipreciaban su arte, lo que la llevó a hacer una muy personal variante de dicho movimiento; su idílica relación con su colega Max Ernst; su matrimonio con el poeta y periodista Renato Leduc, quien la trajo a México; sus segundas nupcias con el creador húngaro Chiki Weisz y sobre todo, su amistad con Remedios Varo, otra gran surrealista y con quien forma la dupla de artistas  europeas arraigadas en México, donde sí fueron muy bien recibidas y se desarrollaron libremente, hasta llegar a ser grandes e influyentes íconos y referentes de la plástica nacional.

Además de pintora, escultora y artífice, Leonora Carrington abordó la narrativa, con cuentos desbordantes de imaginación; algunos, en ejemplares que también de exponen, junto con libros acerca de la vida y obra de tan singular mujer. Cabe mencionar que esta vocación literaria la heredó a su otro hijo, Gabriel, quien es un importante dramaturgo surrealista. Y no podemos dejar pasar su interesante teoría de los colores, que se presentan escritos de puño y letra al margen de singulares círculos cromáticos; donde se subvierte la simbología tradicional, y que los invitamos a descubrir y disfrutar.

"Recóndito Mundo de Leonora Carrington" se puede visitar en la sede de la Presidencia Municipal; concretamente, en la parte posterior de la oficina de información del Consejo Turístico.

Copyright © Platiquemos de Turismo 2019

Template by Joomla Themes & Projektowanie stron internetowych.