You are here:

Tahí, empresa que nació por amor a las orquídeas

Yautepec, Mor.- Su pasión: las orquídeas. Su devoción: las flores exóticas. Lo inesperado: de tener una de las colecciones más grande e importantes de estas extraordinarias flores, a ser una empresa que da empleo a 27 familias. Su casa se fusionó con todo el terreno donde ahora se dedican a hacer crecer las miles de plántulas que importan y hacen crecer en su propio invernadero para la venta en la República Mexicana.

A finales de los 80´s, la polaca Marilú Podebereski pionera en nuestro país en el cultivo y comercialización de la orquídea Phalaenopsis, decidió ponerle nombre a su proyecto; le llamó Tahí, en referencia a Tailandia, uno de los países de donde son originarias algunas variedades.

Nacida en Polonia pero avecindada en México, Marilú gustaba de viajar y traer de Asia y Centroamérica estas flores que la enamoraron, la impresionaron, la maravillaron, por lo que inició su colección privada a la que tenían acceso sólo algunos elegidos, unos cuantos privilegiados, comenta Mara, su hija, que ahora  -junto con su esposo-, está al frente de la empresa Tahí, Orquídeas y Flores Exóticas localizada en Yautepec, Morelos.

Mara, orgullosa, platica que poco a poco aumentó la afición de su mami  y, con ello, el número de flores. Fue en 1987 cuando se decidió abrir al público lo que cariñosamente llamaba “El Rancho”, con la finalidad de que los mexicanos conocieran más sobre las orquídeas.

La dedicación y profesionalismo le permitieron a Marilú ser considerada una eminencia en el mundo de la orquideología y la encumbró a ser miembro activo de la Asociación Mexicana de Orquideología A.C (AMO) en donde participó en la mesa directiva durante varios años, así como en la propia agrupación en el capítulo Cuernavaca, Morelos, en donde ocupó diversos cargos, hasta ser presidente del Capítulo en tres ocasiones, por citar alguno.

En su encargo dejó un importante legado ya que se involucró directamente en la organización de las exposiciones anuales que se caracterizaron por incluir espectaculares áreas de exhibición con gran diversidad de orquídeas. Los eventos atrajeron año con año a visitantes de Morelos y de todo el país lo que le permitió convertirse en ícono cultural del estado.

Asimismo, participó activamente en la mesa directiva del Hospital de la Mujer en Morelos, fue voluntaria  Vicentina y llevó ayuda a hospitales del estado, así como apoyo a diversas organizaciones para niños, ancianos y también para causas de animales.

Hoy queda la herencia que su hija Mara Wilson asume con dedicación, compromiso y respeto sobre una actividad que es poco común.

Copyright © Platiquemos de Turismo 2019

Template by Joomla Themes & Projektowanie stron internetowych.