Contenido:

Puerto Vallarta: Destino cálido e incesante

La imponente Sierra Madre Occidental “abraza” literalmente a la segunda bahía más grande en América, donde se localiza uno de los destinos más emblemáticos y encantadores de nuestro país: Puerto Vallarta, lugar en el que es posible disfrutar la esencia de México.

Las casas pintadas de blanco con techos de teja roja, dan ese toque característico de lo que es un pueblo mexicano que a los turistas extranjeros les llama la atención y que tanto aprecian, pero lo que hace de Puerto Vallarta un sitio insuperable es la calidez que refleja en sus calles, plazas, sitios emblemáticos, en sus hoteles, restaurantes, museos y comercios; es pintoresco, pero también y versátil, donde se mezcla lo tradicional con la modernidad, la majestuosidad de la naturaleza con la sencillez de sus construcciones.

Ciudad bulliciosa, cosmopolita, abundante en actividades; incesante de día y de noche, con una intensa vida nocturna. Ahí sobresalen las tradiciones, el folckore, la gastronomía y la cultura; ahí los visitantes se sienten consentidos, “apapachados” por la manera de ser de los vallartenses, en particular porque el turismo representa para ellos el 95 por ciento de su economía.

Y si esto no bastara, su apacible mar del Pacífico de cálidas aguas de tonalidad azul y las magníficas playas de Bahía de Banderas, son la razón de ser de este destino. Pisar la suave arena, recibir la brisa marina y el refrescante viento que baja de las montañas por las mañanas con el panorama que se despliega ante nuestros ojos, invitan al descanso a olvidarse de lo cotidiano, de la monotonía, a dejar a un lado el estrés, los inagotables problemas. Dejarse llevar por los sonidos que producen las olas del mar o aquellos que nos ofrece la naturaleza, es lo recomendable, aunque si se prefiere estar tendido en un camastro o sobre una toalla en la arena, tomando el sol, leyendo un libro o si se desea otra opción, algo de música.

Afirman que los atardeceres más bellos en el mundo son los de Puerto Vallarta, únicos, pues el verde del macizo montañoso y el sol cayendo en el horizonte, son un espectáculo inolvidable, dignos de una acuarela o de una foto de postal.

Qué decir del malecón remodelado hace tres años, orgullo de los habitantes de Puerto Vallarta y hoy uno de sus atractivos más visitados, sitio en donde se hace vida social, lugar de convivencia familiar, para conversar, hacer amigos , para caminar y disfrutar los atardeceres o las refrescantes noches, así, sin prisas, darse el lujo de pasear tranquilo con los seres queridos, pues el malecón es peatonal y donde los restaurantitos, brindan sus servicios, ofrecen gastronomía mexicana e internacional. Ain duda un deleite, sobre todo que ya se trabaja en la iluminación que le dará un toque místico.

Pero si de experiencias se trata, en este destino hay para turismo de aventura, de naturaleza que aunados a los demás segmentos: sol y playa, cultural, de reuniones, deportivo, de bodas, gastronómico, hacen un destino completo. Tan sólo basta señalar que hay empresas como Adventures-Vallarta que brindan servicio para los turistas que buscan emociones fuertes, gente atrevida que va más allá de lo convencional en cuanto a preferencias o necesidades. Para ello, está la Sierra Madre Occidental que se ofrece incondicionalmente a la práctica del turismo de aventura, de  los deportes extremos o turismo ecológico.

Sólo basta recordar que a 50 minutos de Puerto Vallarta, en las partes altas de la montaña en un impresionante valle, se localiza el Pueblo Mágico de San Sebastián del Oeste, que es un lugar extraordinario con una historia minera increíble, pero quizás desconocido pues mucha  gente no sabe de su existencia y en donde se pueden vivir experiencias únicas. Ahí, por la altura se siembra y cosecha café orgánico, que da ingresos a sus habitantes.

Con una experiencia de 24 años en el destino Adventures-Vallarta, empresa 100 por ciento mexicana, ofrece tours a ese pueblo mágico, pero además la misma demanda los ha llevado a ser versátiles a diversificar productos como rappel en cascada natural, nado en un ojo de agua, deslizamiento en toboganes naturales que las propias montañas tienen, tirolesa en las que las personas van de cabeza, otra -la más larga de Jalisco de mil 200 metros-, los clientes van acostados como Superman; hay una ruta que se hace en vehículos de 4X4, alrededor de ríos y en un puente colgante, así como buceo, por mencionar algunas.

Divididos en módulos se enseña a los turistas a hacer fuego en lugares hostiles y de manera natural, construir un refugio de supervivencia (hay más de siete formas diferentes de refugio) en donde cada uno tiene su uso y fin. Hay un curso de interacción muy dinámico sobre todo para empresas en las que su personal vive bajo cierto estrés y las actividades se realizan en dos campos, el negocio tiene 27 aventuras diferentes en  cielo, mar y tierra.

También hay actividades para niños: tirolesa para edades de 4 a 11 años, un pequeño zoológico en donde pueden convivir con animales no peligrosos, pero lo importante es que tocan y aprenden el cuidado de la fauna, mientras que pata los jóvenes de 12 a 19 años hay largas y emocionantes resbaladillas o trampolín, montado en un velero, desde donde sale disparado al mar, al ser impulsado por algún compañero de más peso que brinca en el otro extremo.

Así, los turistas tienen garantizada la diversión, el entretenimiento, con la seguridad que pueden vivir experiencias incomparables. Un verdadero agasajo para los sentidos.

Copyright © Platiquemos de Turismo 2017

Template by Joomla Themes & Projektowanie stron internetowych.